Relatos de Terror, Cuentos de Miedo, Leyendas Urbanas

Atormentado por los pájaros

Publicado por
|

Me arrepiento de mis acciones, lo juro, me odio por no pensar bien, desearía arrancarme el cabello con mis propias manos. Dejaré mi último aliento en este vídeo de webcam, donde les contaré lo horrible de lastimar a una criatura pacífica, que terminó atormentando con un buen castigo merecido, y ojalá me perdone el espíritu de aquella túnica desgarrada.

Yo con 12 años, me gustaba agarrar mi resortera y canicas, a veces son de acero, para ir a cazar pájaros, porque lo hacía? Bueno, era lo mismo de porque robamos. Era una enfermedad obsesionada para matar animales indefensos. Me infiltre en un monte enorme, donde podía encontrarme con cualquier especie de aves como. Tijereteas, palomita picuí, tero, etc.

Era el monte más oscuro y más bello en el que a diario me infiltraba para lo que eh mencionado antes. En una rama, vi uno, estaba comiendo los frutos que contenía esa rama, decidí alzar mi resortera y apunte contra el ave, dispare y le di justo en la cabeza, que era increíble ver como se destrozaba en mil pedazos los sesos, pero no me serviría como mascota, seguí en busca de otro.

Seguía caminando en el inmenso monte, hasta que llegue a una laguna y me encontré con un tero, apunte con seguridad, para no matarlo de nuevo, y justo me dio un ataque en el estómago que dispare mal, le di en una de las patas del tero, le acababa de romperla por completo, el tero volaba desviadamente y chillando de dolor, esto duro 5 minutos hasta que se calló en la laguna, flotando perdió la vida, por supuesto a mí no me importaba nada. El dolor de estómago que me dio, era de hambre, me retire para almorzar en mi hogar.

Luego de comer, me sentía algo de incomodidad, como si mi cuerpo quería arrancar mi alma. Eran las 9 de la noche, estaba en el monte para seguir cazando, me fui con una linterna, porque a esta hora están muchas aves en sus nidos, y aprovecharía de cazar uno. No tenía miedo en andar solo en el monte, porque muchas veces me quedaba en este monte a acampar para cazar pichones y aplastarlos con piedras.

Justo al subir en un árbol, veo un nido donde podía ver 5 pichoncitos, como soy tan travieso agarre alcohol y un fosforo, con estos artículo, coloque el alcohol y encendí el fosforo quemando a los pichones, y justo venia la madre del nido, e intentaba salvar a sus crías. Yo estaba abajo, en ese entonces levante mi resortera y dispare con una munición de acero, dándole en el tórax. Cayó al piso y seguía viva, lo levante y me fui para mi caza.

Entre a mi habitación, cogí una caja y lo puse en ella, estaba contento porque era la novena vez que cazo un pájaro sin que muriera del impacto con la munición. De tanto esfuerzo, me acosté y caí en un sueño que no olvidare.

Soñé, que estaba en el monte, era de día, no veía el sol, estaba completamente solo sin ningún objeto en mis manos, estaba pensando en el ambiente, estaba muy denso casi de ahogarse. Pero sucedió algo, oscureció el escenario y el cielo se volvió gris, estaba muy asustado pero muy asustado, no me podía mover, estaba desesperado, sentía que algo venia hacia mí, lo sentía atrás mío, luego giraba solo lentamente mi cuerpo, estaba llorando y rezando para que no me pasara nada y no viera algo horrible, pero fue así.

Al girar mi cuerpo, vi un muchacho, con una sombra que llevaba como ropa, sus ojos estaban oscuros, no podía ver sus ojos, no sé, tenía algo raro al ver sus ojos, pero no es todo, su boca estaba arrancada, y quedaba mostrando esos dientes muy infernales.

Empezó hacer cosas que me quedara clavado en la mente. Esa cosa agarro su mandíbula, y empezó a estirarla hacia abajo, se escuchaba como crujía, y gritaba de dolor que me aturdía mis oídos. Su mandíbula quedo estirada hasta su cintura, y luego algo feo hiso que sentí de verdad. Los dedos de sus manos, se alargaban que estaba llegando hacia mí, esos dedos se metieron en mi boca que grite de un dolor peor que el cáncer y romperse la pierna.

Desperté de ese sueño, no ha amanecido todavía, eran las 3 de la mañana, pero me negué en dormir de nuevo. Al otro día estaba enfermo, estaba vomitando todo el día, me sentía con mucho calambre en el estómago, pero algo me sucedió. Al vomitar, vi palitos blancos, me seque los ojos y vi bien, que eran huesos de pájaros, me estaba volviéndome loco. Me acorde del pájaro que estaba en la caja, me fui a ver y me encontré con la cabeza del pájaro, sin el cuerpo.

Todas las noches sueño con pájaros comiendo mi cuerpo, pero siento el dolor, todas esas noches se despierta mi madre para ver que me pasaba, porque ando gritando dormido, pero gritos de dolor.

Así es como estoy condenado, por esas cosas que hacía a esa edad, ahora tengo 19 años, Empeora al paso del tiempo, escucho chillidos de los pájaros que maté. Ya no merezco vivir.

By: MordecaiMortal
Canal de Youtube: http://www.youtube.com/user/MordecaiMortal

Publicar un comentario

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.

Relatos de Terror

Todos los relatos que publicamos han sido enviados por nuestros usuarios, en muchos casos no podemos verificar que sean de su autoría por lo que te rogamos que si alguno de los escritos que aquí aparecen vulnera tu propiedad intelectual nos lo hagas saber por medio de este formulario.
Síguenos: Twitter | Facebook
Escalofrio.com - El portal del miedo y el terror Copyright © 2015 Escalofrio.com All rights reserved.