Relatos de Terror, Cuentos de Miedo, Leyendas Urbanas

Atrapado entre Pesadillas. Parte 3.

Publicado por
|

Antes que nada aquí están las dos primeras partes para los que no las hayan leído:
Parte 1-http://relatos.escalofrio.com/relato.php?ID=22505
Parte 2-http://relatos.escalofrio.com/relato.php?ID=22551

Cuando uno esta solo simplemente busca la manera de lidiar con lo que te rodea, te tomas tu tiempo y razonas todas las posibilidades. Pero cuando tienes compañía es muy difícil mantener el control de todas las cosas, te mantienen en alerta las personas que te acompañan y buscas controlar la situación con el espectro que se encuentra en el lugar. Y hacer todo eso sin que piensen que eres un loco es algo merecedor de una medalla.

Después de haber entrado en la casa tuve miedo, miedo de no poder controlar la situación y que personas inocentes resultaran heridas, pero todo cambió cuando conocí al segundo huésped de la casa. Connor me llevó hasta la cocina donde su hermano mayor se encontraba, al entrar a esa habitación fue como si atravesara un portal a otro mundo, se sentía una calidez y una protección que hacía mucho no sentía, muy diferente al ambiente que había en el resto de la casa. El joven que estaba dentro era mucho más alto que su hermano menor y que yo, de piel morena y ojos miel, pero aunque esto suene muy extraño podría jurar que eran dorados a la luz blanca.

-Axel, este es mi hermano Rafael.
El hermano ahora llamado Rafael voltea a verme y me sonríe ampliamente.
-Un gusto, Axel -se acerca a mi y estrechamos manos- espero que tengas hambre, cuando mi hermanito me dijo que tendríamos visitas empecé a cocinar mucho, creo que demasiado, de hecho.- Dijo riendo.
Ambos me llevan hasta el comedor, una amplia estancia con grandes ventanales que dan al jardín, unas pequeñas lámparas ilumina parte de este pero no todo. Al final hay un gran árbol, frondoso con grandes ramas y un tronco grueso. Un Árbol Guardián.

Recuerdo que cuando era mas joven mi abuela me contó sobre estos árboles, llamados guardianes por su gran edad, fáciles de identificar por su gran tamaño además que se encuentran en muchos sitios. Ella dijo que son árboles tan viejos que muchas cosas han pasado bajo sus ramas, desde suicidios y asesinatos hasta grandes momentos de alegría y felicidad; pero como siempre, las malas intenciones dejan una marca más grande y esa oscuridad se impregna en sus ramas. Por eso nunca es bueno dormir bajo ellos o esos fantasmas del pasado te atormentarán toda la noche.
Pero tampoco es una opción cortarlos, ya que estos sirven como faros, atraen a todo lo malo y lo encierran dentro de su follaje así resguardando su territorio; una tarea que según cuenta la leyenda les fue encomendada por druidas nórdicos. Sin mencionar claro que si llegasen a ser derrumbados toda la oscuridad saldría. La única manera segura de ser destruidos es con la purificación del fuego.

Sin darme cuenta me había quedado mirando el árbol muy fijamente, me acerque más al ventanal y toque el vidrio con la palma de mi mano derecha, en ese momento las ramas del árbol se merecieron con ferocidad, como si estas hubieran sido movidas por una gran ráfaga de viento. Una parte de mi quiso salir al jardín, salir y caminar hasta el árbol pero mi mente jugaba con mi razón, sabía que no era conveniente, no con ellos aquí.
Mire hacia otro lado evitando el hipnotizante aura del árbol, camine de regreso hacía la mesa pero al despegar mi mano del cristal sentí una punzada de dolor en esta como si una aguja se hubiera enterrado en mi piel, la mire y no había nada. Seguramente flexione mal la mano.

Segundos después, el par de hermanos salieron de la cocina, me reconforto un poco el que no hayan estado presentes en el momento en que caí bajo el hechizo del árbol.
-Entonces -dijo Rafael mientras se sentaba a la cabeza de la mesa- Connor me dijo que estas solo.
-Así es, mis padres están de viaje por Europa desde hace un mes.
-¿Y no les importo dejarte solo? -preguntó Connor que se sentó frente a mi y a la derecha de su hermano.
-Les importo mas su aniversario -digo bromeando; ambos rieron.- ¿Y cual es su historia? Connor solo me comento que sus tíos se mudaron.
Rafael miró a su hermano confundido a la vez que respondía.
-Así es, ellos querían dejar la ciudad y como yo acabo de conseguir trabajo aquí y Connor piensa estudiar en la ciudad al terminar el verano, ellos nos ofrecieron su casa.
-Ya veo -digo mientras doy un bocado a la pasta que se encuentra en mi plato- aunque debo decir que se me hace un poco extraño que se hayan ido, si no mal recuerdo llevaban mucho tiempo viviendo aquí y tu tío acababa de conseguir un buen trabajo.
– S-si, nosotros tampoco sabemos la historia completa, emm e-es complicado -respondió Connor nervioso.
En ese momento me doy cuenta de lo que estoy haciendo y sin poder evitarlo me avergüenzo.
-Lo siento mucho, seguro son cosas familiares que no me importan, yo, no quiero parecer entrometido.
-No te preocupes -dijo Rafael mientras se metía otro bocado a la boca.
Por un momento se hizo un incómodo silencio donde solo se oía el choque de los cubiertos.
-Entonces… Rafael y Connor, son nombres muy diferentes ¿no? -comente tratando de romper el hielo.
Los dos se miraron y rieron fuertemente, mientras que yo moría de la confusión sobre mi silla y con medio bocado sin masticar en la boca.
-¿Nuestros nombres? ¿Enserio? -preguntó Connor aun riendo- ¿tu mejor forma de romper el hielo es preguntando por nuestros nombres?
-Vamos hermanito no seas tan duro con él, pudo haber sido peor, pudo haber hablado del clima.
Comprendiendo a qué se referían comencé a reír también.
-Bueno, es cierto, Rafael es un nombre común aquí… -dijo el mayor.
-Mientras que Connor es completamente raro, pero la historia es simple, nuestra madre que es hermana de nuestro tío Felipe, tu antiguo vecino, se casó con un británico, ósea nuestro padre.
-Y como ninguno de los dos accedía a que ambos tuviéramos nombres de aquí o allá pues decidieron que serían uno y uno -terminó de decir Rafael.
-Entiendo -. Termino con lo que hay en mi plato y sin querer volteo a ver hacía el jardín.- Vaya, no me había dado cuenta que esta lloviendo.
Ambos hermanos voltean en la misma dirección que yo y asienten algo sorprendidos. Terminamos de comer mientras conversamos sobre el clima y otras cosas sin mucha importancia cuando se escucha como una rafaga de viento entra fuertemente en la casa.
-Parece que el viento abrió una de las ventanas de arriba, será mejor que suba a cerrarla antes de que comience a tirar cosas -dijo Rafael.
‘¿El viento?’ pienso dudoso, miro con cuidado el Árbol Guardián y veo que sus ramas están quietas como si estuvieran talladas en piedra, hay lluvia si, pero no hay viento. Escucho como se levanta de su lugar y camina hacía las escaleras, entonces recuerdo al espectro de la mujer, el que vi en el piso de arriba antes de entrar a la casa el mismo que reveló la primera página del diario, un recuerdo estalló en mi mente de forma dolorosa marcando las palabras “El tributo debe ser pagado” en ella, el mensaje, el sacrificio, el joven que está a punto de subir y que no tiene ni idea de lo que esta arriba.
-¡Espera! -. Me pongo de pie con rapidez pero al dar el primer paso hacia donde se encuentra Rafael las luces de toda la casa de apagan. Suelto un pequeño grito ahogado temiendo por la seguridad de todos, en especial de ellos. Escucho como Connor se levanta de su sitio y camina con pasos cortos.
-La lluvia debió haber causado esto, esperen traeré unas lamparas.
Escucho como camina y también escucho pasos arriba, seguro Rafael ya subió…
-Yo traeré unas de arriba y cerraré la ventana -dice este.
¡El sigue aquí! ¡Sus pasos no son los que acabo de oír, alguien mas esta arriba y el va directo hacía el!

Comienzo a subir las escaleras también cuando escucho que Connor me llama para que lo ayude con las lámparas, no puedo negarme pues no tengo nada que hacer arriba y es mejor vivir en la apariencia hoy para poder luchar mañana. Voy hacia él y tomo una de las lámparas que tiene además de un par de velas. Encendemos las velas sobre la mesa del comedor y con una linterna en la mano camino hacia las escaleras, al llegar veo como Rafael viene bajando con más velas en las manos, lo alumbró con la luz que tengo y petrificado veo lo que hay detrás de él. ¡El espectro de la mujer esta muy cerca de él! alarmado doy un paso más en su dirección dispuesto a repeler al fantasma, si algo aprendí recientemente es que si pudo tocarme yo podré hacer lo mismo… pero, hay algo extraño, siempre que intenta llegar a él es alejada por algo, luz, pero no la luz blanca que proviene de la lámpara con que lo alumbro, es una luz amarilla cálida, como si esta saliera de su cuerpo o reflejara la que yo tengo. Mis dudas se aclaran cuando veo que el espectro trata de llegar a él con decisión pero en el momento que lo toca en el hombro un pequeño destello surge y con un grito muy agudo el fantasma de esa mujer se desvanece en las escaleras rumbo hacia el piso de arriba.
Rafael voltea estremecido, sintió el contacto.
-Que extraño, sentí que alguien toco mi hombro… seguro fue solo mi imaginación -dice dudoso.
Camina hasta la mesa y prende las velas que tiene en las manos.
-Debo irme- dejo la lámpara en la mesa mientras pienso que tal vez el espectro volvió a mi casa, incluso con su intento fallido del tributo tal vez se revelaron otras páginas del diario.
-¿No prefieres quedarte? en una noche como esta es mejor no estar solo, además aquí hay espacio ¿cierto hermano? -dice Connor mirándome a mi y su hermano por tiempos. Este asiente.
-Se los agradezco pero no puedo, no quiero dejar la casa sola… y creo que también deje unas ventanas abiertas -digo caminando a la puerta.
-Espera-.
Volteo a ver a Rafael quien fue el que hablo.
-Al menos déjame acompañarte a tu casa -.
-No te molestes, es solo aquí cer…-
-Insisto, por favor -. Su insistencia me sorprende, pero me sorprende mas el que yo haya aceptado.

Ambos salimos de la casa y corremos bajo la lluvia en dirección a mi hogar. ‘Sabe algo’ pienso, o al menos es algo. El modo en que la luz se reflejaba en su cuerpo y pudo repeler al ser fue algo, extraño y lo dice alguien que desde hace años puede ver a los que están del otro lado.
Llevamos a la casa en casi nada de tiempo, saco mis llaves, abro la puerta y ambos entramos.
‘No puedo perder tiempo, ahora que sé que el espectro se puede mover fuera de mi casa debo saber si él y su hermano están seguros y ahora es el momento de saber que es en realidad’, pienso mientras le pongo seguro a la puerta y por primera vez en mi vida espero que pase algo horrible, algo inexplicable para los ojos de una persona común.

Nota del Autor: Primero que nada me disculpo por haber retrasado mucho esta parte, eh estado muy ocupado y no había tenido tiempo, pero desde ahora tratare de subir cada parte en 2 semanas y así sucesivamente. Ahora, eh recibido muchos comentarios y mensajes sobre el trama de la historia, que a veces es mucho bla y nada de terror. Esto es porque estoy tratando de construir algo mas, estoy dandole vida a los personajes para que en futuro la historia tome nuevos y mas interesantes rumbos y no solo sangre y terror sin sentido ni explicación. Por esto ahora el relato y sus partes siguientes estarán en la sección de “CIENCIA FICCIÓN”. Espero lo entiendan, y como siempre sus comentarios y criticas son bienvenidas.

Publicar un comentario

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.

Relatos de Terror

Todos los relatos que publicamos han sido enviados por nuestros usuarios, en muchos casos no podemos verificar que sean de su autoría por lo que te rogamos que si alguno de los escritos que aquí aparecen vulnera tu propiedad intelectual nos lo hagas saber por medio de este formulario.
Síguenos: Twitter | Facebook
Escalofrio.com - El portal del miedo y el terror Copyright © 2015 Escalofrio.com All rights reserved.