Relatos de Terror, Cuentos de Miedo, Leyendas Urbanas

Diario de un loco amor 2

Publicado por
|

Hemos estado juntos dos años y éramos muy felices, pero un día todo cambió; desapareció una noche. Justo a noche fuimos a una fiesta con unos amigos y todo iba muy bien, pero me empecé a sentir cansada y mareada y él lo notó en seguida pero me desmayé y no supe más de esa noche.

Desperté en esta habitación de hotel sin mi identificación, ni mi teléfono, ni nada de lo que traía ayer y lo mas raro no estaba el, jamás me dejaría sola en estas circunstancias encontré una nota en el espejo escrito con un labial rojo – ahora es mi turno- no se a que se refiere todo es muy confuso pero no me quedare sin hacer nada.

Salí de ese hotel, me dirigí a mi departamento y la encontré vacía no había rastro de que alguien la hubiera habitado en mucho tiempo así que una duda salto a mi mente, ¿Cuánto tiempo estuve dormida?
Seguí caminando y de repente lo vi de espaldas, era inconfundible para mi, yo camine tras de el pero el jamás noto mi presencia intente alcanzarlo pero siempre fue mas rápido que yo, intente gritarle pero un camión pesado oculto el sonido de mi voz, y desapareció de nuevo al doblar en una esquina.

Desesperada y confundida volví al departamento, mientras lloraba recordaba pocas cosas que habían pasado en la ultima noche en la que estuvimos juntos, una pequeña pelea con una de mis amigas todo por sus celos, encontré una caja de fotos, cartas, entradas de cine, todos mis recuerdos con el.

Moría de rabia de no saber nada de el, me quede dormida y al día siguiente todo parecía normal, como si los dos años que viví con el fueran un sueño del cual ya he despertado y mi realidad es muy dura, jamás habíamos pasado tanto tiempo alejados y yo estaba al borde de la locura, cuando de repente algo apareció debajo de la puerta junto con una sombra, camine lentamente como si temiera lo peor, era un sobre blanco con mi nombre en uno de los bordes y era su letra, abrí el sobre con desesperación y lagrimas en los ojos, estaba vacio. ¿Que clase de cruel broma seria esto? Abrí furiosa la puerta para alcanzar al mensajero, solo vi su espalda mientras entraba al elevador me quede petrificada al darme cuenta que era alguien muy parecido a el.

Corrí y grite con todas mis fuerzas, pero hizo caso omiso a mis suplicas -¿quien eres? ¿Donde esta el? ¡Háblame por un carajo!- las puertas del elevador se cerraron y con ello murió mi esperanza de tener una respuesta, me quede sola en medio del pasillo llorando tal vez de rabia, o de locura, o felicidad no lo se, solo me quede llorando.

Pasaron semanas sin noticias de el, no podía ir a la policía porque nos buscaban por varios asesinatos. Todos los días eran iguales, totalmente iguales y predecibles me levantaba tarde, iba a la tienda por unos cigarrillos y una botella de whisky, regresaba al departamento, me terminaba los cigarrillos y el whisky y me quedaba dormida. Tenia sueños con el, y me sentía aliviada de encontrarme de nuevo en sus brazos, cuando despertaba esa bella sensación aun quedaba, pero desaparecía lentamente en cuanto me daba la vuelta y veía su lado de la cama vacio, luego como si fueran ráfagas violentas de viento me llegaban los recuerdos de los últimos días, yo sola en el departamento sin noticias de el.

Esa mañana pensaba que seria como todos los días, pero no fue así. El departamento tenia otro aspecto, era otro ambiente era como cuando el estaba ahí. El libro que empezó y jamás lo termino, el cual yo pensé que lo había guardado, estaba sobre la mesita que estaba a un lado del sillón donde se sentaba todas las tardes a leer un libro; me ¿estaré volviendo loca? ¿Aun mas loca?. La cocina tenia un olor delicioso a panques recién hechos, tal y como el los hacia. Caí en cuenta de que el había regresado, yo lo busque por todo el lugar pero no había mas rastro de el solo el desayuno listo.

Pasaron los días pero ya no bebía, solo estaba atenta para cualquier señal de que el apareciera. Estaba en un modo de paranoia, las señales de que el estaba cerca de mi eran mas evidentes, la otra noche lo escuche mientras se bañaba pero cuando entre al baño solo había vapor y un mensaje en el espejo. Un corazón simple.

Hoy mientras limpiaba vi algo brillante en un conducto de la ventilación, era una caja con un diario dentro el cual tenia su nombre y su letra, y cada día que pasábamos juntos, en la ultima pagina parecía que era una carta para mi, un escalofríos recorrer mi cuerpo solo veía su letra, no quería ni leer tenia miedo de que me dejara y que me lo explicara en una jodida carta.

Mis miedos eran nada a comparación de lo que en verdad pasaba, ella la que se creía mi amiga era una maldita zorra, y jamás me di cuenta hasta aquella noche en la que no pudo soportar que yo estuviera con el, todo el tiempo pensé que me celaba a mi pero no, estaba muy equivocada. Ella estaba celosa de mi, todo lo que yo le contaba que pasaba con el ella se lo imaginaba pero pensando que la protagonista era ella. Estaba completamente loca y jamás lo imagine.

Ya sabia por donde empezar y a quien pedirle cuentas…
En el diario decía vagamente que ella lo acosaba, que tenia miedo de decirme porque sabia que la asesinaría, y posiblemente a el. ¿Como podría hacerle daño al único ser que amo? ¿seria alguna trampa para despistarme?

Yo se que el esta por aquí, en algún lugar jugando con mi mente. ¿Pero por que?

Mi amiga, desde aquella noche no había aparecido por aquí, yo tenía que hacer algunos trabajos sola por su culpa. hoy la vi en el parque, reconozco su silueta sin dudarlo un segundo. Ella esta ahí parada con su clásica chaqueta blanca de piel con un gorrito negro, fumando mientras ve a los niños. Supongo que le encargaron algo grande porque nadie le había visto en mucho tiempo. Me dirijo a ella con cautela para que no huya de mi, y para mi horrenda sorpresa veo algo que jamás me imagine.

Un niño de al menos dos años corre a sus brazos y ella lo recibe cargándolo, pero eso no fue lo peor, el estaba ahí sonriendo yendo a donde ella esta con ese niño. La besa.

Desperté bañada en sudor, y caí en cuenta que todo fue un sueño, una horrenda pesadilla. Me doy vuelta en mi cama y toco su lado de la cama, esta tibio, mi corazón da un vuelco y brinco de la cama con la esperanza de que sea el que regreso. Pero luego me detuve y pensé que puede ser cualquier otra persona, tomo mi pistola y voy con cuidado a buscar en todo el departamento. Nadie.

Cada día que pasaba me volvía mas y mas loca, pero en un momento de lucidez, me puse en mi papel de investigadora. Como nadie había visto a mi querida amiga fui a su departamento, estaba deshabitado aun con sus cosas y su ropa en su lugar, todo estaba lleno de polvo, pero aun así me puse a buscar pruebas para saber si el estaba con ella o si ella le había hecho algo.

Encontré fotos de el caminando solo mientras yo lo perseguía llorando, el mismo día que yo lo vi de espalda. Llore de felicidad porque el estaba bien, al menos hasta ese día.

Mas fotos de el en saliendo del edificio donde vivimos, otras de el tomando un café en la esquina, el entrando a otro edificio muy cerca de donde vivimos, tome esas fotos y corrí a ese mismo edificio toque en todas las puertas y cuando me abrían me cerraban la puerta en la cara extrañados.

Hasta que encontré una puerta diferente, mi corazón latía tan rápido que tenia miedo de que se detuviera. toque la puerta, escuche unos pasos muy pesados y muy familiares, en cuanto abrió la puerta yo la empuje y lo abrace, sabia que era el. Me abraso y me susurro –gracias por conocerme tan bien- yo no entendía que pasaba hasta que la vi a ella.

Estaba atada a una silla severamente golpeada llorando, yo sonreí pero no entendía muy bien lo que pasaba. El se sentó y tomo un cigarrillo –me tenia harto y tenia que ponerle un alto, pero primero jugué un rato con ella, te juro que jamás paso nada con ella, el solo hecho de pensarlo me da asco, ella pensó que escaparía con ella y que te dejaría a ti, pensó que jugaríamos un rato con tu mente hasta volverte loca, ella tomaba fotografías para reírse después de ti, ya me había hartado con sus actitudes estúpidas y la secuestre, le enseñe mi verdaderas intenciones y mi verdadera naturaleza, desde que empezaste a percibir mi presencia la tengo amarrada y la golpeo cada vez que me frustraba por no estar contigo, anoche no soporte y me fui a dormir a tu lado, tu no te diste cuenta cuando te abrace y te bese, sabia que con eso vendrías a buscarme, estamos hechos el uno para el otro- yo estaba feliz por estar con el no me importo el hecho de que pasáramos tanto tiempo separados lo que importaba es que estábamos juntos y que nadie nos separaría jamás.

Salimos de ese departamento tomados de la mano riéndonos como siempre y la dejamos ahí, paseamos por la ciudad, tomamos un par de helados, vimos juntos el atardecer en la playa y como era de esperarse fuimos a despertar el terror en un pequeño bar.

Publicar un comentario

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.

Relatos de Terror

Todos los relatos que publicamos han sido enviados por nuestros usuarios, en muchos casos no podemos verificar que sean de su autoría por lo que te rogamos que si alguno de los escritos que aquí aparecen vulnera tu propiedad intelectual nos lo hagas saber por medio de este formulario.
Síguenos: Twitter | Facebook
Escalofrio.com - El portal del miedo y el terror Copyright © 2015 Escalofrio.com All rights reserved.