Relatos de Terror, Cuentos de Miedo, Leyendas Urbanas

Fin del Internado (Steven Bullrojo)

Publicado por
|

Me dirigía hacia el peor lugar del país. A un internado de castigo perpetuo.
Mis padres ya no me soportaban, y me envían a este internado por mi mal comportamiento en el colegio secundario, en la calle, hasta en mi casa. Sin trabajo y sin otra alternativa, se desasen de mí. Me dijeron que me quedaría 3 años, para ver si mejoria mi comportamiento.

Llegue al cruel destino, el lugar era desolado, con muchos arboles alrededores. Estaba parado enfrente de una enorme puerta vigilada por 10 o 11 guardias de aquel internado.

Me di la vuelta y hui, pero 5 guardias me dispararon. Caí al suelo, pero no eran balas reales, si no, agujas con una droga en la punta, una especie de veneno paralizante. Veía borroso el lugar, y mis padres, se marcharon, sin mirarme, como si ya no le importara más de mí. Caí en un sueño profundo.

Me desperté, atado con cinturones en una camilla, que me apretaba muy dura las extremidades. Y un sujeto de blanco con barbijo, entra por la puerta, de la habitación donde me presentaba.

– Hola Marc, soy el enfermero número 3, hay como 10 enfermeros en este internado.

– ¿Porque estoy atado?

Me ignoro mi pregunta, y saco una jeringa y me la coloco en la vena. Sacando mi sangre, llenando toda la jeringa.

– Listo, ahora, duérmete.

El enfermero, saco una jeringa más ancha la punta, y me clavo en el cuello, inyectando el contenido, que por supuesto, era esa maldita droga alucinógena. Caí de nuevo en un profundo sueño.

Luego de 14 horas dormido, me levante, y estaba en una habitación, con un joven. Era una litera, el arriba y yo abajo. Me levante de la cama, y me quería volverme loco, pero acababa de despertar al joven.

– Tendrás que acostumbrarte a tu nuevo hogar, te digo las reglas que deberás prestar mucha atención en este internado a partir de mañana.

Me acababa de hablar, y sin preguntar mi nombre.

– Pero, ¿Qué clase de regla?

Le pregunte, y al cabo el me respondió.

– Yo llevo aquí más de 3 años, y eh experimentado este internado en los últimos 2 años de sufrimiento y castigo que pase. Primero, tienes que ser lo más bravo aquí, para que no te molesten tanto los rufianes que te encontraras. Segundo, deja de lado tu perdón, tienes que ser duro y sin sentimientos. Tercero, si te golpean entre 5 o 6, algún guardia te interrogara para que le digas quien fue el que te golpeo, tendrás que negar quien fue, porque o si no, tendrá marcas de quemaduras de ellos. Cuarto, no tienes que estar solo en ningún sitio, porque ellos buscan al más indefenso. Y el último y el más importante. Tienes que pelear, por lo menos 10 veces con lo más bravos del internado para que te respeten, me oíste?

Eso fue las reglas que me dijo, trate de no olvidarme para mañana.

Al otro día, escucho una sirena muy fuerte, que me levanto de golpe en la cama. Le vi al joven, que todavía no se su nombre, haciendo ejercicios.

– Gracias por lo que me dijiste sobre aquí, quiero saber tu nombre.

Le agradecí y le pregunte.

– Mi nombre no te diré novato, aquí me dicen unker, recuérdalo.

De mala manera me respondió, pero tomare como una buena respuesta.

Se acerca 3 guardias, abriendo celdas, entre ella, estaba la de Unker y la mía. En el centro estaba al parecer el director del internado.

– Atención mugres, hoy tenemos a 2 nuevos integrantes en el internado. Pase al frente Marc, y Steven.

Un guardia me agarra de la playera, y me empuja hacia aquel líder y gobernante del internado. Me acerque y me puse al lado derecho de este sujeto, que su mirada era dura.

– Acércate Steven.

Grito, y entre los demás jóvenes, aparece el. Sus ojos era terriblemente impactante, pensaba que se colocó alguna especie de lente de contacto más horrible. Pero, su aspecto, tenia de un nerd.

– Él es Steven, fue capturado por la policía, cuando estaba durmiendo en un callejón.

El director, se reía, cuando empezaron a tirarme basura a mí y a Steven. pero Steven sonreía, como si tuviera bajo control la situación.

Después de 3 horas, estuve con unker afuera en el patio del internado, donde había básquet, futbol, gimnasio, etc.

– Oye marc, el chico Steven es muy peligroso, sus ojos me resulta familiar a algunas noticias que salieron en todo el mundo.

Me hablo unker

– A si? De qué clase de noticias hablaba.

Pregunte yo, para averiguar algo.

– Si no mal recuerdo, él es bullrojo, el segundo asesino más raro que haya existido.

– Un asesino raro eh? Y quien es el primero.

Mencione yo.

– Esta Jeff the killer, ese sujeto da terror más que Steven, parece inofensivo.

Al fijar mi mirada hacia Steven, estaba caminando en el patio, vi que estaba leyendo un libro negro, y no alcanzaba a ver toda la portada. Y en ese entonces se acercan 4 grandotes subnormales, que frenaron a Steven. Me fui corriendo junto con unker, a ver el problema. Llegamos pero unos metros alejados del encuentro.

– Hey, puta rara. Que estás leyendo?

Uno de ellos le insulto, y le dio un golpe al libro de Steven, tirandolo al suelo.

– Levántalo, idiota, eres acaso algún retrasado o enfermito mental?

Le seguía insultando, pero al parecer Steven, no le molestaba que él le haya tirado el libro. Se agacha Steven, y coge el libro, pero en ese preciso momento, el grandulón, le da una patada en la cara a Steven, cayendo al suelo.

– Levántate, la puta que te pario.

Yo me estaba enfureciendo, que quería ayudar a Steven. Cogí una piedra, y le lancé al busca pleito. Directamente fue haca la cabeza, que me miro y Steven reacciono.

Agarro del pie del bandido, y le acabé de romperle la rodilla, que el grito, llamando la atención de los que estaban en el patio. Luego Steven, se levanta y agarra de la mano y le quiebra el hombro de una sacudida, para terminar, le da una patada en el cuello, justo en la yugular.

Los 3 más que estaban con el problemático, se lanzaron hacia Steven, dándole de golpes y paliza. Pero después de 5 segundos, se aparecen 10 guardias, y le disparan a Steven y a los 3.

Y un guardia ve un cuerpo en el suelo, sangrando por la boca. Había muerto.

Pasaron unas horas, y yo estaba en mi celda con unker. Al cabo de 2 minutos, viene un guardia, quería hablar con migo, yo me acerque sin ningún problema, y me tomo por sorpresa, me agarro del cabello, y me tiro al piso, pegándome con una cana de madera. Caí inconsciente, llorando de dolor.

Desperté desorientado, en un sótano oscuro, con goteras en el techo, y cableado muy mal encintado. Veo en frente mío a alguien, era Steven, de rodillas atado de las muñeca con cadenas oxidadas.

– Steven, lo siento por lo sucedido.

Estaba cerca de él, y me acababa de hablar.

– Marc, eres una persona especial, si no hubieras arrojado esa piedra a ese inútil, me quedaría con las ganas de matar.

Steven, estaba totalmente lastimado, estos degenerados lo han golpeado muy duro. Yo estaba charlando con él, dando una buena compañía, esto duró como 3 horas y se aparecen 5 encapuchados vestidos de blanco, con barbijos y lentes oscuros. Esto me olía mal, y no solo por el lugar, se venía una tortura horrible.

– Steven, estos no van a dar de golpes, que hacemos?

Estaba totalmente asustado, creo que esto me quedara marcado psicológicamente.

– No te preocupes, aguanta sus golpes.

Eso fue lo que me dijo steven, sin ningún problema alguno. Cuando veo que sacan látigos de cables pelados. Estos sujetos, nos desnudan, y me atan para que me quede parado, y me lanzan agua hirviendo, lo mismo con Steven. Empieza a darnos latigazos a los 2, y así pude sentir. El dolor acalambrado recorriendo en todo mi cuerpo. La vista pesada y también mi cuerpo, luego sangrando como nunca.

Luego de 3 días, nos soltaron para nuestras celdas. Unker al verme, se aterrorizo como estaba totalmente lastimado, con el ojo hinchado, con la espalda totalmente abierta, por culpa de los látigos, y moretones en las piernas.

– Oh Dios hermano, estas muy mal, ven siéntate.

Me senté en la cama, y empecé a llorar, era horrible el sufrimiento, ustedes no saben lo que es estar internado.

– Dime Marc, Steven estaba contigo?

Me pregunto Unker, y le respondí con lágrimas.

– Sí, pero no gritaba de dolor como yo, él es completamente resistente, tenía ganas de rendirme, pero escuchaba una y otra vez las palabras en silencio de Steven diciéndome, aguanta, ya terminara.

Le dije, lo sucedido en el sótano del castigo, se aterró por lo que le dije. Al parecer, nunca lo teco ese castigo tan horrible, solamente el castigo de dejarle encerrado en el sotano varias horas sin comer.

Era hora de dormir, y yo no podía juntar pestañas, estoy totalmente traumado, me amenazaron con volver a tener el mismo castigo, por aguantar los latigazos. Estuve así toda la noche, pero justo a las 4 de la madrugada, se escucha disparos, y gritos en los niveles de vigilancia del internado. Todos los de la celda, asomaron su mirada por las rejas, tratando de ver que ocurría. En el centro, del establo, estaba corriendo un guardia, estaba salpicado de sangre, pero atrás del guardia le corría alguien con una chaqueta fina celeste, y una máscara muy terrorífica y simple.

Era impresionante la velocidad, en su mano cargaba un hacha, que al alcanzar al guardia muerto de miedo, le dio un hachazo en la espalda cayendo al suelo. El guardia, estaba arrastrándose, tratando de escapar, pero el sujeto de la máscara, le dio repetidas impactadas de hacha por la espalda. El guardia gritaba de dolor y suplicaba piedad, entonces, en cuestiones de segundos, murió.

Veo atrás mío a Unker, totalmente asustado, y dijo temblando.

– Es real, Steven bullrojo. Nos matara a todos.

Grito Unker de terror, y mire fijamente hacia los ojos de aquel enmascarado. Si, era Steven, con su vestimenta muy repugnante y terrorífico.

Se dirigía hacia mi celda, Unker se escondió debajo de la cama, y yo me aferre hacia una esquina, temblando, pero no tanto. de un solo hachazo, doblo el hierro. Yo me decía, era imposible de doblarlo, con un solo golpe. Me miro Steven, y me hizo seña de que saliera.

– No te vayas Marc, te matara. es el bullrojo.

Me suplicaba Unker, pero notaba que no me haría daño.

Estaba acercándome a Steven, y Salí por el orificio, donde doblo el hierro. Unker me gritaba, y me dijo algo importante, que me sentí muy mal al enterarme.

– Marc, lo siento, no debí ser soplón, lo lamento, no debí decirles que tú también cooperaste con Steven, pero por favor, dile que no me mate, te lo ruego marc, te lo imploro.

Estaba parado en shock. me di cuenta, que fui traicionado. Steven, me miro e hizo seña de silencio, entro el a mi celda, con la simple intención de matar a Unker.

– Nooooo, por favor, ayúdame Marc.

Unker, fue arrastrado de las piernas, por Steven, y comenzó la carnicería, gritando y suplicando Unker, que terminó muerto por traicionarme.

Steven me miró, y me señalo, apuntando hacia la izquierda, para que me fuera del internado. Yo Salí a correr por mi vida, mientras que los demás jóvenes, me gritaban ayuda, que lo salvaran de ser asesinados.

Llegue hacia la puerta, y Salí por el patio, y finalizando por un enorme hoyo alado de la gran puerta de acero. Quede en libertad, a pesar de que el internado, este habitado en medio de un bosque, corrí sin rumbo alguno, tratando de ver por dónde puedo terminar.

Agradezco a Dios, por haberme llevado bien con un asesino peligrosamente terrorífico. Aunque tengo heridas físicas, tengo heridas psicológicas de aquel internado que lo causo, y por eso, termino en su destino final.

By: MordecaiMortal
Canal de Youtube: http://www.youtube.com/user/MordecaiMortal

PD: Si quieres saber la historia de Steven Bullrojo, esta en mi canal de youtube, Serie 4.

Publicar un comentario

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.

Relatos de Terror

Todos los relatos que publicamos han sido enviados por nuestros usuarios, en muchos casos no podemos verificar que sean de su autoría por lo que te rogamos que si alguno de los escritos que aquí aparecen vulnera tu propiedad intelectual nos lo hagas saber por medio de este formulario.
Síguenos: Twitter | Facebook
Escalofrio.com - El portal del miedo y el terror Copyright © 2015 Escalofrio.com All rights reserved.