Relatos de Terror, Cuentos de Miedo, Leyendas Urbanas

Lienzo humano

Publicado por
|

El cirujano plástico Tomás era un genio en lo que hacía. Cientos de ricachonas satisfechas que salían de su clínica más tersas que la superficie de un melón le dejaban una buena factura y sus lorzas en sus manos. Desfiguraciones por accidente, injertos de quemados, trasplantes de piel, liposucciones… Era un buen maestro en todo lo que hacía… Pero estaba obsesionado con su singular Everest; la simetría.

Su carrera no le había dejado espacio para tener hijos, pero lo compensaba con cochazos de competición, mansiones, chalets a pie de playa. Su mujer era la más bella de la ciudad según las revistas de moda… Claro que la belleza no escondía secretos para el buen doctor e hizo de su mujer la musa de muchos y la envidia de muchas. Tomás sentía como el reloj de la vida no se podía detener. Arrugas, flaccidez, caída de las carnes y recolocamiento natural de las grasas. Cada vez que la miraba sentía la necesidad de completar su obra, de ganar en el pulso al paso del tiempo.

Una buena mañana, después de que la cafeína del café se hubiera ido por el retrete para que su pulso como siempre fuera perfecto, volviendo a operar la nariz de su esposa se percató que con cada respiración, con cada latido, las microimperfecciones de cada golpe de bisturí afeaban el acabado de su trabajo. Al terminar la nariz se dio cuenta que la operación de orejas realizada unos años atrás estaba desplazada de la proporción exacta con sus ojos tal y como la había dejado, así que decidió repuntarlas.
Las venas y capilares de su cuello, por muy lento que bombearan no dejaban de hacerlo, y con cada latido el cirujano se ponía aún más nervioso, tan nervioso que en un ataque de ira la apuñaló con el bisturí muy firmemente y varias veces en el corazón, hasta que este dejó por fin de latir.

… Que maravilla… Todo salía perfecto, cada corte, cada puntada, cada injerto… Fría como el mármol y ya sin ningún tipo de sábana protectora de infecciones o tubos de mantenimiento vital era como la jodida arcilla de Donatello antes de finalizar sus obras de noble bronce… No tenía que limpiar después los cortes ni las heridas con yodo y la falta de sangrado hacía que el trabajo fuera impecable. Gracias al rigor mortis de los músculos pudo moldearlos a placer y sujetarlos en su posición perfecta al hueso. Cuando el rigor mortis pasó podía doblar las articulaciones para dejar un acabado perfecto.

De pies a coronilla. Su esposa de 40 años parecía tener 20. La completó con tejidos desechados de otras pacientes que guardaba congelados en la cámara de donantes. Ni se notaba las puñaladas en el corazón, no se veía ni un solo punto de sutura… pero que haría ahora con su obra.

Otro genial momento de inspiración rápida, le llevó a conservarla con nitrógeno en su clínica. Tenía una cámara estanca que podía albergar un cuerpo entero. Tomás era consciente de que un solo fallo en aquella cámara supondría el fin de su obra maestra. A sí que con las mismas decidió encontrar el método de conservación perfecto y estático que colocara a su obra a la altura de la Gioconda o El David. Desgraciadamente la ciencia aún no podía darle lo que buscaba. Ningún método la mantendría para siempre así de perfecta. Con la fortuna ganada de toda una vida extirpando impurezas empezó a recorrer el mundo hablando con científicos de buena y mala praxis. Químicos, físicos, otros médicos… Incluso matemáticos… Nada. Nadie tenía respuesta.

Cada vez más agotado y más loco debido a los años de intensa búsqueda de su obsesión, empezó a consultar antiguos manuscritos. Y otra mañana, en la que la cafeína del café se fue evaporada por la arena del desierto, la expedición arqueológica que financiaba dio su fruto en Egipto. Unas momias perfectas le llevaron a la pista de un antiguo manuscrito, más antiguo que las pirámides. Era difícil de traducir por los expertos pero era muy claro.

Una vez reunidos los ingredientes que llevaron varios años en reunirlos, sacó del congelador a su mujer perfecta y una vez descongelada embadurnó su cuerpo con el extraño potingue…

Nada. No pasaba nada. Como podía haber caído tan bajo. Fiarse de un mejunje de vieja brujería había estropeado el logro que lo completaba, el logro de su orgullo. Con el cuerpo empezándose a descomponer en la mesa de operaciones envuelto en una masa azul que olía a cilantro, el buen doctor Tomás se reía a carcajadas totalmente borracho en la esquina de la sala de operatorios. Se reía de como se había dejado seducir por un cuento de hadas, y con las mismas, riéndose notó que tenía en el bolsillo una copia traducida del antiguo manuscrito.

Con la carcajada de su metedura de pata se levantó tambaleante y medio vomitando y puso las manos encima del cuerpo de su esposa mientras recitaba a modo de chiste las palabras traducidas del manuscrito. Ya daba igual todo, ahora era un hombre destrozado.

Tomás perdió el equilibrio cuando la masa azul se calentó tanto que empezó a humear y a convertirse en una especie de resina negra que empezaba a derretirse en el cuerpo de su difunta esposa que empezaba a convulsionarse. El doctor estupefacto retrocedió muy despacio hasta dar con la pared y luego se dejó caer sentado en el suelo mientras no dejaba de mirar lo que pasaba y de escuchar los grotescos sonidos de un cuerpo que parecía estar empezando a funcionar de nuevo.

Así es como su esposa con movimientos suaves y gráciles volvió a ponerse en pié con su cuerpo cubierto de humeante materia negra que goteaba. Tomás no se lo podía creer… Su esposa era la mujer más bella y hermosa que el mundo jamás podría copiar. El doctor estaba sentado en el suelo tranquilo, sonriente, realizado mientras su mujer se acercaba a él con los pasos más lindos jamás vistos por el ser humano y dejando unas huellas negras como el alquitrán, y en su oído, con la voz más dulces que unas cuerdas vocales perfectas pueden ofrecer, muy pegada a la yugular, le dijo:

“… Gracias por darme la vida de nuevo… Ahora necesito la tuya para seguir viviendo…”

Comentarios

Publicar un comentario

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.

Relatos de Terror

Todos los relatos que publicamos han sido enviados por nuestros usuarios, en muchos casos no podemos verificar que sean de su autoría por lo que te rogamos que si alguno de los escritos que aquí aparecen vulnera tu propiedad intelectual nos lo hagas saber por medio de este formulario.
Síguenos: Twitter | Facebook
Escalofrio.com - El portal del miedo y el terror Copyright © 2015 Escalofrio.com All rights reserved.