int(1) Relatos de Terror: El niño que nunca durmió




Documento sin título
Guia Rápida:     
Volver al Inicio
Relato Aleatorio
Panel Autor
Añadir Relato

Documento sin título
Categorías:     

Terror
Asesinos
Fantasmas
Grandes Literatos
Hechos Reales
Leyendas Urbanas
Pesadillas
Vampiros
Terror General
Ficción
Ciencia Ficción
Extraterrestres
Policiacos
Fantásticos
Románticos
Góticos
Poesía
Románticos
Otros Relatos


Buscar Relatos
17/12/10
NewZazita

0 visitas
El niño que nunca durmió
Un pobre niño se enfrenta a pesadilla nocturnas mientras su cuerpo va sucumbiendo ante la falta de descanso.
 a   A 
Manda este Relato
Añade tu Comentario
¿Qué se esconde en lo rincones más minúsculos cuando se oscurece?

Con temor Fabian pensaba eso todas las noches cuando se iba a la cama. Apenas ponía la cabeza sobre la almohada y sentía que algo debajo de él cobraba vida, el pavor lo atormentaba día y noche. Sus padres inmersos en su vida adulta no notaban la falta de descanso que comenzaba a hacer merma en la salud del pobre niño.

En las mañanas cuando se levanta para ir al colegio, Fabian sentía que su cuerpo pesaba y pesaba cada vez más, hasta que un día ya no fue capaz de levantarse, sus padres, asustados corrieron al hospital. Fabian estaba gravísimo, alucinaba, entre delirios gritaba que algo lo perseguía, que estaba en espera de él, que todas las noches se subía encima suyo y no lo dejaba moverse ni respirar y que le hacía daño.

Los médicos intentaron de todo para ayudar a Fabian, le dieron medicamentos para dormir, calmantes, lo ataron a la cama, pero todo era imposible, simplemente nada funcionaba, un miedo atroz le torturaba. Apenas cerraba los ojos e imágenes aterradoras venían a su cabeza.

Dos semanas duró en ese estado hasta que una día no pudo más, su pequeño cuerpo sucumbió ante el estrés y la falta de descanso y su corazón dejó de latir.

Ni siquiera cuando lo preparaban para su sepelio pudieron cerrarle los ojos.

Cuando la familia se disponía a darle el último adiós, Don José, abuelo de Fabian, se acercó hasta el féretro, con cierto temor hecho un vistazo al cuerpo sin vida y casi cae de espaldas al percatarse de que Fabian lo estaba viendo, sus ojos abiertos lo miraban, con odio, con desprecio. Don José salió corriendo de la habitación, huyendo de esos ojos que le seguían, que le recriminaban la culpa de una muerte prematura, una muerte que ahora no le dejaría dormir a él, que lo torturaría como él lo hacía noche tras noche con el pobre Fabian.
Vota este relato:
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
LEER COMENTARIOS ( 5 ) , AÑADIR COMENTARIO

MANDA ESTE RELATO A UN AMIGO



Si deseas contactar con el webmaster de esta web, enviar una noticia, foto, sugerencia, realizar un intercambio con tu pagina web
o cualquier imagen o enlace no funciona o crees que vulnera alguna propiedad intelectual o copyright informanoslo
en el mail que encuentras encima de esta advertencia.