Relatos de Terror, Cuentos de Miedo, Leyendas Urbanas

Tesoro del río

Publicado por
|

Me llamo Jose Herrera tengo trece años y soy de México. Hace un año aproximadamente encontré un cadáver. Eso me ha perseguido durante todo este tiempo, ha arruinado mi niñez y me ha dejado un trauma muy profundo. Fue durante un viaje de excursión de la escuela, íbamos hacia un río cuyo nombre no recuerdo, pero sí recuerdo lo que vi allí. Mariano (mi amigo) y yo, queríamos darnos un chapuzón ya que hacía calor, mucha calor. Estábamos a casi 40° grados, la profesora no nos dejaba pero el y yo estábamos decididos a hacerlo. Cuando el grupo estaba recorriendo el bosque, nosotros nos alejamos. Ellos ya habían llegado a una cabaña que había después del bosque. Mariano y yo, estábamos algo perdidos. Ya que no recordábamos el camino para volver al río. Entonces nos cruzamos con un guardabosques y le preguntamos hacia donde era el camino. Nos dijo que no fuéramos hacia el río, ya que dicen que hay cocodrilos en el. Pero yo no me creo el cuento, ahora comprendo que el guardabosques nos mintió para proteger nuestra inocencia, ya que había algo peor en el río. Imagínense que un ataque de cocodrilo es algo aterrador. Imagínense si una tarde calurosa, se dieran un chapuzón al río llegaran hasta el fondo, tocaran la arena del fondo con los pies. Pues ahí, en lugar de arena yo había aterrizado sobre un cadáver algo podrido, hablar de eso aún me pone la piel de gallina.
Al llegar a el río, Mariano dijo que yo me tirara primero ya que estaba profundo y el no sabía nadar tanto, yo hice dos años en natación. En fin, acepté y trepé a una roca que había allí cerca y entonces salté desde allí hasta el agua, se sintió genial cuando el agua fría terminaba con el calor que llevaba encima. En lugar de sudor ahora estaba empapado con agua. Pero llegué hasta el fondo del río, caí con mucha suavidad y toqué los pies con algo como huesos, no quería pero abrí los ojos debajo del agua y algo saltó hacia mi cara, lo tomé por los hombros y comencé a gritar, perdiendo el aire al ver el rostro horrible del cadáver, gritaba, lloraba y pataleaba para salir del agua mi amigo me tomó por los brazos y en cuestión de segundos aparecieron tres guardabosques que me socorrieron al instante, les conté lo que había pasado y sacaron al cadáver del agua una hora después. La víctima fue identificada como Rodrigo H. Sanchez, fue un soplón de la policía, sin embargo nadie me dio muchos detalles, solo que estaban cien por ciento seguros de que fue un homicidio, tenía una pesada roca atada a su pierna y dos balazos en la espalda que le atravesaron por todo el pecho y salieron por el frente. Eso escuché de los policías que hablaban junto a mi madre. Me suspendieron en la escuela por separarme del grupo y también a Mariano. Sin embargo jamás olvidaré la expresión de ese hombre, ningún psiquiatra podrá ayudarme a recuperar mi niñez haga lo que haga, nunca volveré a nadar en un río, jamás.

Publicar un comentario

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.

Relatos de Terror

Todos los relatos que publicamos han sido enviados por nuestros usuarios, en muchos casos no podemos verificar que sean de su autoría por lo que te rogamos que si alguno de los escritos que aquí aparecen vulnera tu propiedad intelectual nos lo hagas saber por medio de este formulario.
Síguenos: Twitter | Facebook
Escalofrio.com - El portal del miedo y el terror Copyright © 2015 Escalofrio.com All rights reserved.